Para Todas las Mujeres: Jackie Trask

La historia de felicidad y éxito de una mujer

Jackie Trask es un rayo de sol personificado. Diariamente comienza su día aquí en JAFRA con una sonrisa contagiosa, y saluda a todos con una actitud positiva y contagiosa también. Ella dice que es muy fácil ser feliz cuando amas lo que haces. “Aquí es donde quiero estar. No te quedes en un trabajo en el que no quieres ni levantarte de la cama para ir a trabajar. El éxito está en donde quieres estar”.
 
Jackie creció en una comunidad rural de Carolina del Sur. Fue criada por tres generaciones de mujeres trabajadoras, en un hogar en el que no había agua corriente ni electricidad. La abuela de Jackie fue dura con ella, pero solo porque creía en su capacidad de llegar a ser alguien grande. La educación formal de su mamá terminó en el noveno grado, pero era muy inteligente y le encantaban los libros. Esta pasión se la pasó a su hija y de niña, Jackie rápidamente pasó de leer el límite de 10 libros impuesto por el “Book Mobile” de la localidad, a recibir 30 libros a la vez para finales del quinto grado. Fueron las historias en estos libros las que le abrieron los ojos a Jackie invitándola a aventurarse más allá de los caminos de terracería de Carolina del Sur, y despertando en ella la determinación de convertirse en lo que ella quisiera.
 
Cuando Jackie tenía cinco años, su abuela empezó a inculcarle el deseo de ir a la Universidad de Harvard. “Mi abuela tenía un sueño, y yo era ese sueño. Para ella, el fracaso no era una opción”. Cuando tenía seis años, su mamá la cambio a una escuela que no era segregada, en la que recibiría una mejor educación, pero era la única estudiante de color. En su casa, Jackie estaba sujeta a estándares muy altos de educación. Calificaciones de “A” estaban bien, pero ¿por qué no “A+”? Constantemente la estimulaban para ser la mejor.
 
Jackie fue la primera en la familia en graduarse de high school, y asistir a, lo adivinaron, a la Universidad de Harvard. Cuando se graduó, decidió que quería asistir a la escuela de estudios empresariales. En primer lugar, porque tenía curiosidad y en segundo lugar, porque le daba miedo. Se forzó a salir de su zona de confort y asistió a
The Wharton School of Business.
 
La noche anterior a empezar las clases en Wharton, no durmió. Estaba nerviosa por encontrarse en nuevo ambiente y rodeada de personas con más experiencia que ella. No “encajaba”, pero eso no la detuvo. “Cuando tomo riesgos, me da miedo. Pero es importante superar esos miedos. Me digo a mí misma, ‘estoy convencida de que esto será algo bueno para mí”.
 
Jackie se graduó de la escuela Wharton School of Business, y todas las compañías que la entrevistaron después de su graduación le ofrecieron trabajo.
Después de varios años como una profesional de negocios, Jackie decidió que quería algo más. Para entonces, ya se había enamorado y era madre de un hermosa hija de 9 años. Entonces, le dijo a una amiga: “Es hora de volvefme internacional y reportarle al CEO”.
 
Y así lo hace ahora. Durante sus más de 10 años en JAFRA, Jackie pasó de ser mamá a ser abuela. En sus propias palabras, “tomaron el riesgo de aceptar a la chica de color con el cabello loco” y les estamos eternamente agradecidos de que lo hayan hecho. ¡Te queremos Jackie! Continúa inspirándonos.
 
 
 
“‘Ahora estoy en mi mejor momento’. Disfruta siempre el ahora”.
Jackie Trask

Comentarios del Artículo