Una Vida en la Vía Rápida

3 señales de agotamiento y cómo revertir el daño

¿Alguna vez le has dicho a una amiga “¡estoy súper ocupada!”, no una, sino varias veces? Tal vez porque tienes responsabilidades de trabajo, familia, hijos, casa y voluntariado, y te estás descuidando. Este escenario es muy común para la mayoría de las mujeres, pero esto las conduce al agotamiento. Sin darse cuenta que está sucediendo, el estrés de la vida cotidiana puede estar afectando tu mente, tu cuerpo y tu salud. El estrés crónico también nos hace alejarnos de los amigos y de la familia y perder la motivación. Estas son algunas señales de que vas rumbo al agotamiento y necesitas bajar la velocidad...
 
Te sientes cansada…todo el tiempo
En el camino al agotamiento no dejas de sentirte exhausta. Es probable que todo el tiempo te sientas cansada, pero no entiendes por qué. Esta fatiga puede conducirte a malos hábitos de salud, como tomar demasiado café, alcohol y no hacer ejercicio. 
 
Estás irritable... y lloras por cualquier cosa
Sabes que amas a tus hijos y a tu familia, pero te enojas con ellos sin ninguna razón. Te molestas con el que te prepara tu café todos los días en tu cafetería favorita porque uso leche baja en grasa en lugar de leche descremada, o le gritas a tu asistente en el trabajo. La irritabilidad incontrolable es una señal de que estás abrumada y extremadamente cansada. Llorar sin razón alguna o tener los ojos llorosos todo el tiempo está relacionado con lo mismo.

Los síntomas que presentas... son físicos
En el pasado podrías haber tenido un dolor de cabeza ocasional, pero ahora parece que los tienes todo el tiempo. Podrías tener dolor de espalda o dolores en otras partes del cuerpo. El constante estrés que no se resuelve puede ser la causa de síntomas físicos, ya sean debido a la tensión que se aloja en tu cuerpo o a la falta de ejercicio o una mala postura. Otros indicadores son el insomnio y la falta de apetito, todo esto puede hacerte mucho daño psicológico.

¿Qué puedes hacer?
El primer paso para superar el agotamiento es aceptar que estás agotada. El siguiente paso es entender que no puedes hacerlo toso - por ejemplo, si no lavas los platos, no es el fin del mundo, pero irte a la cama más temprano o leerle un libro a tu hijo es más importante. Muchas mujeres tratan de hacer todo; la presión que ellas mismas se aplican es intensa.

También puedes unirte a un grupo de apoyo; por ejemplo, un grupo de mujeres que trabajan, o tal vez un grupo que no sólo cuida de sus niños, sino también de sus padres ya mayores. Comparar notas o recursos puede ser beneficioso para todos.

Otra manera sencilla de reducir el agotamiento es incorporar la meditación a la vida diaria, aunque sólo sean 5 minutos. Permanecer sentado con una mente tranquila puede parecer algo difícil de lograr, pero con el tiempo notarás los beneficios de tranquilizar tu mente. 

Nina Sutton es una presentadora de televisión, portavoz y experta en belleza y estilo. Ella se especializa en belleza y estilo para mamás. Ella es también una de las ganadoras del concurso “Real Beauty at Every Age” de la revista People, y fue presentada en la edición “Most Beautiful” en abril de 2012. Con un MBA y estudios de negocios, belleza, moda y artículos de consumo envasados, Nina aporta su experiencia del mundo real al público de todo el país.  

https://www.linkedin.com/in/ninasutton

Comentarios del Artículo